Piel con piel

Oigo cómo se acerca a donde yo estoy. No le he visto nunca, pero le imagino con los brazos extendidos para no chocar. "Hola" dice de nuevo. "Hola" le contesto. Se pone a mi derecha de cara a mí. Busco su brazo en la oscuridad y cojo su mano. La subo y la pongo debajo de mi cuello, en mi pecho, para que sienta los latidos de mi corazón, esos que están martilleando mis oídos y haciendo palpitar mi cuello de la intensidad.

ÉL deja su mano ahí por unos instantes, la mía sobre la suya. No se acarician, sólo yace una posada sobre la otra. Su piel es sorprendentemente suave. Siento sus yemas, frías por el nerviosismo, en contacto con mi cuello y mi pecho. Pasan unos segundos en silencio.

Entonces, suavemente, gira su mano para asir la mía y la dirige hacia mi derecha, hacia el espacio que intuyo ocupa su cuerpo. Nuestras manos dibujan una diagonal descendente y de repente dudo. Pero no sobre qué es lo que ÉL quiere que toque, sino sobre si debería moverme hacia la derecha para estar de frente a ÉL. Mi frenada en el descenso le hace creer que yo he malpensado acerca de sus intenciones. "No, no, no quería que tocaras "eso"", me dice. Su voz suena tan distinta y familiar a la vez... Risas nerviosas. Finalmente me sitúo delante de ÉL. Mi mano todavía asida por la suya y ÉL continúa hasta ponerla encima de su pierna derecha. Está temblando...

Me quedo inmóvil unos segundos, que parecen minutos, inmersa en ese océano de sensaciones que estoy experimentando: nervios, ilusión, curiosidad, histeria, deseo... y, justo entonces, cogiéndome de mi camiseta del pijama, tira de mí hasta que nuestras caras se encuentran. Su frente roza la mía y en ese momento sus labios buscan a ciegas los míos y se juntan en un corto y suave primer beso. Es un beso de tanteo. Su boca está entreabierta, respiro su aliento, sus labios son cálidos, quiero más. Le beso mientras subo mis manos para rodear su cuello. ÉL responde a mi beso con uno apasionado, con la boca abierta, su lengua acariciando la mía.

Su espalda está apoyada en la pared. Como es mucho más alto que yo, tiene los pies abiertos y muy separados de la pared, para poder estar más bajo. Yo estoy entre sus piernas y, a pesar de su esfuerzo, tengo que estar de puntillas.

Nuestras bocas no se separan, es tanta la intensidad de sus besos que, sin querer, me empuja todo el tiempo hacia atrás, venciendo mi resistencia. Cada vez que se da cuenta, me coge de la parte delantera de mi camiseta del pijama y tira nuevamente de mí hacia ÉL. Me siento pequeña a su lado y eso me hace sonreír.

Con mucho esfuerzo, me separo de su boca y empiezo a besarle el cuello. Le gusta. No gime, pero suspira, suspira excitado y eso me excita a mí. Sus manos inquietas en mi espalda me aprietan contra su pecho. No dejo de besarle, bajo desde su oreja hasta la base de su cuello. Su barba, a pesar de estar afeitada, me roza la piel. Es una sensación maravillosa. Mi lengua dibuja movimientos en la parte delantera de su cuello, subiendo desde su pecho hasta morder su barbilla después de lamer su nuez.

Me coge de la cabeza y lleva mi boca a la suya. Me besa con mucha más intensidad que antes, algo que no creía que fuera posible. Devuelve mis atenciones besando mi cuello, respirando en mi oído, mientras sus manos están a ambos lados de mi cabeza sujetándome, no dejándome mover... como si yo fuera a hacerlo...

Suavemente empieza a empujarme hacia atrás, hacia la cama. ÉL me acompaña en el movimiento y pronto estamos los dos tumbados, ÉL sobre mí, entre mis piernas.

Sus caricias se intensifican y arrancan suaves gemidos de mi boca o, mejor dicho, de mi corazón. Mis manos aprietan su espalda frenéticas y atraen su cintura hacia la mía. Siento su excitación a través de la ropa mientras ÉL, con infinita delicadeza, me quita la camiseta del pijama. Yo le imito sin dejar de besarle y me abrazo a ÉL en un intento de fundir mi cuerpo con el suyo. Mi piel desnuda en contacto a la suya, increíblemente suave, por primera vez...

Premanecemos así abrazados unos instantes. Está encima de mí y sus brazos, larguísimos, me rodean a la altura de los hombros mientras mis manos acarician su espalda. Uno de los mejores abrazos de mi vida, sin duda...

Me da besos pequeños, suaves y dulces mientras desciende por mi cuello, hasta mi pecho desnudo. Gimo de placer...

Su mano derecha se coloca en mi cadera izquierda y tímidamente empieza a bajar mis pantalones. Yo le ayudo sin dejar de besarle ni un segundo. Los suyos también vuelan. No dejamos de movernos, de un lado al otro. Nuestras caricias se vuelven frenéticas, igual que nuestros besos y nuestros gemidos. Tener la cabeza apoyada en el colchón y el movimiento hacen que la venda que cubre mis ojos se salga constantemente. ÉL había estado recolocándomela a cada vez, pero creo que cuando dice "A la mierda" y me la quita, demuestra que se le ha acabado la paciencia. Se quita también la suya, pero la oscuridad es tal que apenas consigo distinguir formas.

Rodamos por la cama y nos prodigamos en placeres y en regalarle caricias al otro durante horas. ÉL alcanza el clímax antes que yo y, lejos de relajarse, me presta toda su exquisita dedicación hasta que irremediable lo alcanzo yo también sólo un par de minutos después. Exhaustos y satisfechos, nos dejamos caer uno al lado del otro, mi cabeza apoyada en su pecho, su brazo rodeándome, su cara (ésa que no he visto) junto a la mía...

J me regaló esa noche el momento más erótico de toda mi vida...

4 comentarios:

Aliena 16 de agosto de 2010, 15:54  

UFFFFFFFFFFF...precioso!

La gata 23 de agosto de 2010, 18:09  

Buffffffffff, qué erótico, sin duda!!
Una pasada, sí señora... Estoy aquí, alucinando con tu historia. Yo no sé si me hubiera atrevido a llegar tan lejos. Desde luego, la situación, al principio, sería algo extraña, no?
Qué nervios!!!! Aún no os habéis visto las caras...


Besos!

Lorena 5 de septiembre de 2010, 22:42  

Hola Aliena! Me alegro de que te haya gustado... aunque no tanto como me gustó a mí! ;)
Besos!

Lorena 5 de septiembre de 2010, 22:43  

Hola La gata! No, aún no nos habíamos siquiera visto y ya habíamos compartido tanto...
Besos!

Publicar un comentario

Free Website templatesFree Flash TemplatesFree joomla templatesSEO Web Design AgencyMusic Videos OnlineFree Wordpress Themes Templatesfreethemes4all.comFree Blog TemplatesLast NewsFree CMS TemplatesFree CSS TemplatesSoccer Videos OnlineFree Wordpress ThemesFree Web Templates